martes, 15 de diciembre de 2009

"EL SONETO DE ANACLETO"


Muchas veces se cuestionó Anacleto
porqué nunca encontraba un buen amor,
y fue esa duda ligada a un gran pavor
quien le situó de frente a su soneto.

Dicha cuestión estaba en su careto,
cuerpo esculpido capaz de encadenar
guerras húmedas con sólo parpadear.
A nadie le importaba su panfleto.

Bien rodeado de elogios el sujeto
lleno de vítores, falto de pasión,
sólo quería un rehén para su invierno.

Sabía que quién abriera su pantalón
se iba a encontrar caliente, algo tierno,
con el mayor secreto de Anacleto.




JAVIER BRAVO.
Barcelona, 14 de diciembre de 2009

1 comentario:

josep gimeno dijo...

Descubrí hace poco tu blogg.
Me gusta.